PROCESO IAT

Una empresa de base tecnológica es el resultado de un proceso de transferencia de tecnología en que, en respuesta a una necesidad detectada o a un reto concreto expresado por el mercado, el acervo científico se pone al servicio de la búsqueda de una solución tecnológica que ofrezca una respuesta eficaz al problema.

La tecnología debe ser integrada en un producto estandarizado que cumpla con la normativa vigente y que esté dotado del conjunto de atributos que el usuario valora como satisfactorios.

Sin embargo, lo que realmente llega al mercado no son productos, sino conceptos. Es decir, un conjunto de atributos, agrupados en una propuesta de valor y una narrativa que responde a las expectativas e inquietudes del cliente.

Finalmente, el reto es colocar la oferta en el canal adecuado y generar la demanda que permita la viabilidad del proyecto. El tamaño y las características del mercado determinarán las variables para el diseño del plan de marketing y de producción. En definitiva, la llegada con éxito al mercado.

El contacto con el mercado, con clientes y proveedores, reportará nuevos retos y oportunidades que estimularán de nuevo el proceso innovador.

El reto de la Incubadora de Alta Tecnología es configurar con recursos endógenos, resultantes de la ejecución de este proyecto, y exógenos, resultantes de la generación de un ecosistema de alianzas en torno, una oferta de servicios e infraestructuras que permitan acelerar el proceso de respuesta a los retos y oportunidades que surgen del mercado o de los resultados de la investigación científico – tecnológica.

Concepto

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba